Una lámpara acróbata

La iluminación de una habitación es quizás uno de los elementos más importantes de la misma, y dependiendo su utilidad o la naturaleza de la estancia, usaremos diferentes tipos de iluminación. Una de las decisiones que deberemos tomar es si queremos una luz directa o indirecta, que dependerá de lo que ya hemos comentado: para qué va a usarse esa luz y en qué momento del día va a usarse. Sin embargo, puede darse el caso de que en una misma habitación necesitemos uno u otro tipo de luz, y esa debe ser el germen del diseño de la lámpara que os presentamos hoy y que recibe el nombre de Acróbata.

La lámpara se cuelga del techo y está pensada para ser usada en dos posiciones: una boca abajo que daría luz directa y otra boca arriba para dar luz indirecta. El cambio se hace facilmente, solo hay que voltear hacia arriba la tulipa metálica de la lampara y ajustarla mediante los dos cables de los que se cuelga del techo.

De esta manera una sola lampara cumple las funciones para las que normalmente usamos dos: una de techo y otra de pie y ahorramos espacio, quedando la habitación mucho más ligera de mobiliario. Evidentemente es un incordio estar cambiando continuamente la lámpara, por eso creo que puede usarse en una mesa con luz directa la mayor parte del tiempo, y quizás en aquellos momentos que querramos relajarnos, como los fines de semana o en una reunión con invitados, voltearla y usar la luz indirecta.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *