Un objeto de culto: la mecedora

Esta célebre silla basculante ha inspirado muchas escenas del cine y concretamente de los westerns más clásicos. Hoy en día está algo en desuso, pero muchos diseñadores han vuelto a recrearse en ella.

Desde su creación, esta silla basculante atraviesa el tiempo, y no deja de reinventarse. La mecedora original tiene una estructura de caña y madera. Su inspiración procede de las cunas del siglo XVII.

Algunos atribuyen su creación a Benjamin Franklin, en el siglo XVIII, físico y corredactor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. Sin embargo se encuentran algunos modelos en Inglaterra, a comienzos del XVIII. Se trata de un simple sillón al que se le han incorporado cuatro medios círculos de madera para que se pueda balancear de adelante hacia atrás.

Progresivamente fue evolucionando hasta convertirse en la mecedora que hoy conocemos. La mecedora se suele asociar al descanso, el relax y la reflexión.

La mecedora, sin embargo, demasiado arraigada en tiempos pasados, no consigue encontrar su sitio en los salones de corte más modernos o de diseño depurado. Muchos diseñadores han vuelto a recuperarla, pero con nuevas formas mucho más contemporáneas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *