Un joyero en la pared

A aquellas que nos gustan los accesorios como collares, pulseras y pendientes solemos comprar compulsivamente todas las temporadas nuevas piezas que añadir a nuestra colección. En muchas ocasiones, los joyeros se quedan pequeños y acabamos usando cajitas decorativas pequeñas, o dedicando un cajon de la casa.

Normalmente solemos tener aquellos accesorios que son nuestros favoritos más a mano, pero raramente nos deshacemos de los de temporadas anteriores por lo que pueden sufrirse “accidentes” debido a la delicadeza de las piezas, sobre todo en el caso de los collares o pulseras, que tienden a enredarse entre sí y hacer nudos.

Para evitar esto y lucir además nuestros accesorios os presentamos una tendencia cada vez más presente en revistas y catálogos, que es decorar una de las paredes de la habitación, quizás en el espacio encima de una cómoda o sinfonier con nuestros collares. Algunas de las ideas pueden ser:

1) Poner unos bonitos colgadores en tono bronce o dorado, de aspecto antiguo, que se situan en varios puntos de la pared, pero sin estar alineados, y de ellos colgar nuestros collares, como en la fotografía.

2) Forrar dos corchos con tela en un color que combine con nuestra habitación y colgar con chinchetas nuestros collares y accesorios.

3) Usar un marco de madera para ponerlo en nuestra pared, y dentro de dicho marco aprovechar nuestros accesorios como si de un cuadro se tratase.

Evidentemente son muchas las opciones que podéis hacer, pero sin duda el resultado será el mismo: embellecer una de las paredes con nuestros collares preferidos, y a la vez cuidar de ellos para que no se enreden y nos duren mucho, mucho tiempo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *