Tendencia: hormigón encerado

Resultado de la alianza de la arena con el cemento, conocíamos el hormigón por su utilidad y fuerza para la construcción: muros, vigas… Y curiosamente, el hormigón puede ser también un excelente material de decoración para el interior de nuestros hogares, pero de corte y tendencia más modernos.

Diferentes tipos de hormigón decorativo

Actualmente hay tres tipo de hormigón decorativo en el mercado: el auténtico, alisado, y encerado; el líquido, que se extiende por capas, y en el cual se pueden integrar agentes colorantes naturales o resinas; y el hormigón encerado, de menor grosor, que se aplica con la espátula sobre los muros y el suelo.

Ciertamente, también existen unos parquets y losetas para el suelo que imitan a la perfección la apariencia del hormigón encerado.

El hormigón encerado

Cuidado, porque colocar hormigón encerado exige un trabajo minucioso de instalación. En su defecto, podemos encontrarnos con un suelo fisurado. Los efectos que se pueden conseguir con el hormigón encerado son muchos y variados: tinturas, impresiones, grabados, barnizados…

Lo ideal son los pigmentos naturales: permiten obtener una serie de tonos más profundos, más estables en el tiempo. Finalmente, el hormigón encerado es el más recomendable para una habitación en la que se va a pasar el mayor tiempo disponible del día: salón, sala de estar, o incluso cuarto de baño en algunos casos. En una habitación, su aspecto frío lo hace menos recomendable.

Si os decantáis por el hormigón encerado para el interior de vuestra casa, exigid calidad para obtener un resultado estético y sobre todo, para que la cosa dure en el tiempo. Calidad, en este caso va asociada a presupuesto. Debemos contar con una media de 70 € por metro cuadrado de hormigón encerado.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *