Salirse de lo clásico con una decoración amarilla

Algunos la encuentran demasiado llamativa, pero el hecho es que la decoración amarilla no ha dejado nunca de llevarse. Este color luminoso sigue estando muy presente en las últimas colecciones. La cuestión, como siempre, es saber hasta dónde llegar con el amarillo, y qué se puede pintar y qué no con esa misma tonalidad.

Ambiente cálido con el amarillo

Al igual que su primo hermano el naranja, el amarillo invade las tiendas especializadas en decoración. Sin embargo, nos atrevemos a poner este color chillón, con el fin de darle algo de calor a nuestro hogar. Por supuesto, el amarillo se abre a diversas tonalidades: amarillo chillón, amarillo paja, amarillo azafrán, amarillo dorado… Somos nosotros quienes debemos optar por la variante que mejor case con nuestros gustos más personales.

El amarillo: un color que se adapta a todos los estilos

Si os gustan los ambiente estilo Pop, modernos, el amarillo franco es el ideal para ese tipo de interiores vitaminados. Ciertamente, el color amarillo entra muy bien en un fondo blanco de pared, con unas sillas naranjas, y un verde anís en la alfombra.

Pero, si sois más bien clásicos, el amarillo que se debe escoger debe ser menos irritante: pastel, dorado (que va muy bien en un salón de estilo barroco). ¿Acaso preferís las decoraciones exóticas? Aquí también el amarillo encuentra su espacio propio: este tipo de tonalidad se adapta muy bien a los materiales típicos de los interiores exóticos (bambú, hierro forjado…) y a sus colores (por ejemplo: el fucsia, el rojo, el naranja azafrán de los interiores indios o marroquíes).

El lugar más apropiado para el amarillo

Cuidado, pero el amarillo no se puede poner en cualquier sitio de la casa, ni de cualquier manera para decorar. En efecto se trata de un color que actúa como un estimulante intelectual y calmante de los nervios. Se puede usar en un despacho, en un salón, incluso en una cocina (algunos dicen que el amarillo abre el apetito). Pero se debe evitar en el dormitorio, lugar exclusivo para el descanso. En definitiva, si queréis que vuestro bebé os deje dormir por la noche y a la hora de la siesta, evitad el amarillo chillón en las paredes de su habitación.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *