Plateros de madera clásicos

Las recordadas y todavía muy utilizadas alacenas continúan mostrándose orgullosamente en muchas casas dedicadas a la adaptación de todo tipo de espacios que generalmente se dedican a un área en particular: la cocina; y los plateros de madera clásicos sí que se saben mostrar. Lo más destacable de estos nobles elementos auxiliares es que de ninguna manera sólo sirven para poder guardar trastos, sino que pueden adaptarse igualmente para poder acoger en su cómodo y hermoso interior pocillos, vasos y el resto de artículos que sirven para que el arte de la cocina se ponga a funcionar con el cariño y conocimiento propios de quienes dominan estos terrenos tan familiares.

Los plateros de madera clásicos presentan una estructura básica que es harto conocida: una estructura lineal que toma como figura base al rectángulo, el cual se divide en tres niveles bien diferenciados que juntos conforman la funcionalidad del platero y que se pueden clasificar de arriba abajo en: portavajillas, para guardar teteras, tazas y otros accesorios de este estilo; el nivel de los platos, en donde se pueden guardar en un rincón que tiene fondo y formas definidas, o bien en anaqueles que son resistentes y que están cerca el uno al otro. Y por último están los portavasos, en donde además de colgarse recipientes de diversa apariencia y tamaño, también hay pequeños compartimientos para guardar todo tipo de “chucherías”.

Sorprende que en estos tiempos contemporáneos esta continúe siendo la forma central de las alacenas, sobre todo cuando mucha de ellas ni siquiera se presentan de tres niveles, y de allí la importancia del rescate de la identidad en cuanto al clasicismo que está más emparentado ya con un concepto que viene a reforzar estos días nuevos en vez de ser considerado un concepto arcaico. Algo muy destacable también de esta referencia es que se puede adaptar prácticamente a cualquier espacio, desde una cocina muy pequeña hasta la más grande de las áreas dedicadas a la elaboración de alimentos.

Los plateros de madera clásicos nunca dejarán de ponerse de moda, y aunque es cierto que ya se pueden ver formas más esmeradas y reelaboradas en este concepto general, se recuerda que la descripción anterior seguirá siendo la que inspire aquellas demostraciones que en variados materiales han de constituirse, tal vez muy pronto, supuestamente en las nuevas tendencias. Cuando todo ha partido sencillamente de una demostración rectangular que tiene tres niveles y que se clasifica, indistintamente de arriba abajo, siempre dispuesta.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *