Originalidad y decoración del hogar

No hay cosa más original que regalar un ramo de flores para decorar el salón. Ciertamente, se trata de algo que a todas las mujeres les gusta recibir, pero si en este caso se trata de un ramo de frutas, el presente es mucho más interesante y seductor si cabe.

Es el momento de cambiar, de romper con lo clásico, y de adentrarse en el mundo de la dietética, además de armonizarlo todo con la estética del día y de la propia originalidad del ramo.

Si nos decantamos por una joya, volvemos a caer en lo de siempre, incluso si hablamos del eterno ramo de rosas rojas. Sin embargo, aún nos queda por probar el ramo de frutas, y quizás este año sea el más apropiado para expresar de manera diferente el amor que sentimos por nuestra pareja.

Ciertamente, la idea parece novedosa y muy original. Las frutas representan la frescura, la salud, tienen color, y son bonitas. Imaginaos el efecto de unas peras amarillas, luminosas, o unas manzanas rojas pasión, o fresas silvestres combinadas con frambuesas recién cogidas. Todo un programa, pobre en calorías, pero rico, muy rico en color, y voluptuosidad.

Con un ramo de frutas, la misma tarde de la fiesta de San Valentín, tan sólo deberéis recrearos con el azúcar de los labios de vuestra pareja, y todo eso aderezado con una buena copa de cava bien frío. Se trata de un regalo perfecto, lleno de luz y de color, con mil sabores nuevos, para dar un sentido diferente a la expresión del amor, y a la decoración del hogar.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *