Madera recuperada del mar

La madera vista y recuperada del mar se ha convertido en todo un estilo de lo más innovador para decorar la casa. Ciertamente aporta un toque marino, y auténtico al interior del hogar. Veamos algunas ideas.

La madera recuperada suele venir del mar, que el viento y las mareas han llevado hasta las costas, y que provienen de los árboles o de los restos de barcos antiguos.

Si os paseáis por el norte de España, sobre la costa atlántica, es muy normal encontrarse con pedazos de madera sobre las playas. Si la madera se deshace es que está podrida, o que todavía no está seca. Un consejo: dejarla secar al sol antes de usarla y no os olvidéis de aplicarle un producto contra insectos que pueden proliferar en su interior. Después, se conserva mucho mejor que tengáis que aplicarle ningún tipo de barniz.

El aspecto natural de la madera

El objeto más sencillo de fabricar con madera recuperada del mar es un marco para un cuadro o para un espejo. Basta con encajar las piezas entre sí y pegarlas sobre un marco desnudo para darle un aspecto absolutamente tribal. También se puede enmarcar el espejo del cuarto de baño.

Los pedazos de madera recuperada del mar se prestan bien para utilizarlos como pies de lámparas, bien porque el pedazo sea lo bastante grande como para eso, o porque hemos ensamblado varios siguiendo nuestros gustos, y la propia forma natural de los pedazos recuperados.

Para limpiar convenientemente la madera recuperada, se puede utilizar detergente a base de aceite de lino, o simplemente jabón de Marsella y un cepillo.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *