La simbólica del color rojo en decoración

Hoy presentamos el color por excelencia. Intenso, sensual, evocador de la exaltación de los sentimientos y de la pasión amorosa. Evidentemente, hablamos del rojo. ¿A caso puede haber una tendencia en decoración más picante que el uso del rojo?

El rojo encarna el absoluto poder de seducción. Desde las llamas de fuego de la chimenea, hasta el brillo de la laca china, en total look o en pequeños toques, la decoración roja vuelve a llevarse.

Existe una gran variedad de rojos en decoración que van del púrpura al escarlata, pasando por el carmín y el famoso rojo Garance, y todos asociados al universo del lujo. En la tradición China, el color rojo simboliza la suerte, lo que llenará la existencia de deseos de todas clases.

Sin duda, por algo los Ferraris son rojos. El amor sigue siendo el registro en el cual el rojo expresa todo su sentido. El color rojo estigmatiza los más nobles sentimientos de la pasión, pasando por el romance, el coraje y la rabia. Este color está asociado a la vida en todos sus estados, en todos sus caprichos.

Somos particularmente sensibles a la decoración roja, porque dopa nuestro apetito, nuestros sentidos, nuestras ganas, las palpitaciones de nuestro corazón y nuestra circulación sanguínea. El rojo es también el color de la fiesta: es la de las narices de los payasos, y el de las velas de Navidad.

La decoración roja casa bien con el oro introducido en pequeños toques en objetos decorativos barrocos o asiáticos, pero igualmente en el tejido para tapizar los muebles, o incluso sobre el papel pintado para las paredes. El verde es el color complementario de la decoración roja. Esta combinación se encuentra en los tejidos escoceses que vuelven a estar de moda.

Con el blanco, la mezcla es curiosa, por no decir extraña. Tonificante, esta mezcla funciona bien en grandes superficies contemporáneas y casa a la perfección con el negro, que es el maestro de los interiores que hoy más se llevan. El amarillo aporta a la decoración roja un contraste gráfico, con una connotación asiática que juega la carta de las especias, de los pistilos de azafrán y del color de las togas de los monjes budistas.

La decoración roja estimula los apetitos en un comedor y la concentración en una biblioteca.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *