La organización del armario vestidor

El secreto de un buen vestidor es que facilita al máximo el acceso a la ropa y demás elementos que esconde en su interior. Para llegar hasta las camisas, no es necesario apelmazar y arrugar el resto de la ropa que está colgada.

División en compartimentos: cajones, perchas, estanterías, zapateras… los accesorios se pueden multiplicar para facilitar el orden dentro del ropero. Si queréis una solución intermedia, se pueden usar cajas para guardar cosas, y cestos donde se puede poner ropa de menor tamaño como zapatos, complementos, cinturones, incluso ropa interior.

También están los percheros para abrigos de usos múltiples, donde se pueden poner los pantalones en una sola percha. También están las perchas para corbatas, las bolsas al vacío, que son muy útiles para conservar en verano los anoraks y que ocupen menos sitio, o cualquier otro tipo de prenda muy voluminoso o confeccionado a base de plumas.

Las estanterías correderas permiten el uso del fondo del armario ropero: se pueden hacer varias filas de camisetas, y llegar hasta la última sin tener que tocar la primera. Las alturas del armario permiten un mejor aprovechamiento del armario. También se pueden poner varios niveles para colgar la ropa.

En función de vuestros gustos, para tal o cual tipo de vestimenta, se puede utilizar un armario vestidor adaptado para ese tipo de orden: Las estanterías son buenas para los jerseys y las camisetas. La parte de colgar debe ser amplia, especialmente si se tienen varios trajes, pantalones y camiseros.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *