La hamaca para la playa o el jardín

En verano, no hay nada tan cómodo como la hamaca para tomar el sol o relajarse con un buen libro. Esta chaise longue invita a la relajación y evoca los atardeceres soleados.

Esta hamaca clásica es una chaise longue plegable fabricada con tela, y que se podía ver en otros tiempos en los barcos, en la época de las travesías en grandes trasatlánticos. Con la llegada del buen tiempo, hablamos de la hamaca indispensable para el verano, para tumbarse bajo el sol y dormirse una buena siesta. Para broncearse es ideal, puesto que se puede llevar a la playa o a la piscina, o simplemente colocarla en el jardín de la casa.

Antes de comprarla aseguraos bien de que la tela es resistente al sol, a la humedad, al peso y al uso. Evitad las telas de menor calidad que no son capaces de aguantar mucho tiempo las agresiones externas. Optad por las telas especialmente adaptadas a la estructura de madera. Se trata de una tecnología sencilla, a base de fibras naturales y fibras sintéticas. El mantenimiento no debe ser un obstáculo, este material no retiene el agua, y de esta forma las hamacas pueden durar toda la vida.

Evitad las hamacas con estructura de metal. Las hamacas en metal se desgastan con cierta facilidad, puesto que el óxido puede jugarnos una mala pasada. Igualmente son menos fiables en cuanto a seguridad, para regular las diferentes inclinaciones.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *