La elección del cabecero de la cama

Existen diferentes tipos de cama; pero debéis saber que si queréis una cama antigua, necesariamente llevará incorporado un cabecero, integrado en el somier. En todo caso, los cabeceros independientes pueden adaptarse a la cama o fijarse directamente en la pared.

Los cabeceros de cama adoptan el estilo de la cama: al estilo antiguo, rural, de hierro forjado, con baldaquino… Los cabeceros de cama no son intercambiables, y si queréis cambiar de estilo, deberéis cambiar toda la cama. La ventaja de los cabeceros: se trata de madera maciza, y que requiere cierto mantenimiento a lo largo del año. Los cabeceros son muy prácticos para leer en la cama, y ajustar bien las almohadas.

Existen cabeceros de cama de estilo más moderno: forrados de tela, tapizados con mil colores, estilo chalet… Un cabecero desmontable os evita hacer una inversión en un mueble-cama, puesto que se le puede dar el estilo que más os guste, sin necesidad de cambiar toda la habitación.

El cabecero a medida: Se puede fabricar un cabecero que sea práctico y bonito a la vez; que se fije a la pared; que sea más ancho que la propia cama; y que soporte varias repisas para colocar la lampara, el despertador, un libro, etc. Con este sistema se evitan, definitivamente, las eternas mesillas de noche, y se despeja de sitio la habitación. Con este sistema, se puede conseguir un look más moderno en el dormitorio.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *