La elección de las sillas para el salón

En un salón, sea cual sea la decoración, es bueno disponer de algunas sillas que completen los asientos ofrecidos por el sofá y los sillones. En todo caso, antes de lanzaros a la compra compulsiva de unas sillas para el salón, es bueno tomar en consideración algunos consejos que hoy os ofrecemos.

Las sillas del salón suelen ser el apoyo de otros asientos más confortables, y normalmente están dispuestas alrededor de una mesa o contra la pared, mientras que no se utilizan. Normalmente se acercan al sofá y a los sillones durante las largas veladas entre amigos y familiares.

Las sillas de salón con brazos son cómodas, concretamente para las personas mayores, puesto que permiten que se puedan levantar con mayor facilidad. Las mejores son aquellas que además de los brazos ofrecen un respaldo mullido y derecho, puesto que se puede permanecer sentado en ellas durante un largo espacio de tiempo.

A veces, los brazos de las sillas resultan ser un inconveniente, puesto que molestan a la hora de ordenarlas alrededor de la mesa. Las sillas de salón con respaldo reclinable son muy agradables para leer y escuchar música, pero se adaptan peor en las veladas con más gente. Se puede colocar una cerca de la ventana, pero es preferible no poner demasiadas.

Las sillas plegables son las más indicadas para los salones pequeños que no pueden acoger muchos muebles fijos. Algunas de estas sillas se pueden guardar en los armarios, o disimularlas detrás de un biombo. Para mayor confort es preferible el uso de sillas con el asiento de tela y mullido, y en su defecto, tener preparados algunos cojines para mayor confort de vuestros invitados.

Al disponer de algunas sillas de salón para una velada entre amigos, lo ideal es combinarlas con los pufs, los sillones y el sofá, de forma a no crear una barrera visual o bloquear el espacio.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *