La elección de la moqueta

La moqueta posee una serie de cualidades de aislamiento sonoro y permite crear un ambiente cálido y natural en una habitación. Sin embargo, la compra de una moqueta no depende únicamente de una elección estética.

Se deben tener en consideración varios criterios en la elección de la moqueta: el uso, su mantenimiento, y la forma de colocarla.

La elección de la parte de abajo de la moqueta es fundamental. Las que la tienen mullida, que son las más corrientes, se pueden pegar o fijar para que no se muevan. Las que la tienen de tela, o de fieltro, son las más fáciles de colocar. Pero las que tienen la parte de abajo de yuta, son las más confortables.

Moqueta natural o moqueta sintética

La moqueta de pura lana ofrece sin réplica la mejor calidad, el mayor tiempo de vida, y el mantenimiento de la parte de abajo más sencillo… el precio quizás sea más elevado. Las otras fibras naturales presentan una apariencia más rústica y artesanal, como las que están confeccionadas con coco o junco.

Estas moquetas son menos caras, y resisten menos tiempo también, a parte de ensuciarse con más facilidad. En cuanto a las moquetas sintéticas, esas están tratadas para igualar las cualidades de la lana, pero tienen una duración de vida limitada.

El aspecto de la moqueta permite determinar su uso. Las moquetas de terciopelo son muy suaves y mullidas, y están aconsejadas para cubrir el suelo de las habitaciones de los niños. Para las habitaciones por donde pasa mucha gente, mejor es el uso de una moqueta con los rizos cerrados, porque son más resistentes.

La técnica de fabricación tampoco es algo que se deba dejar de lado. Las moquetas tejidas ofrecen un material más denso y una duración de vida superior al resto de alfombras fabricadas con materiales de menor calidad y confeccionadas con técnicas menos profesionales.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *