La decoración del jardín

Todos los pretextos son buenos para salir de casa, pero sin dejarla del todo. Si no tenéis jardín, siempre hay subterfugios para crear un rincón externo: terraza, veranda, balcón, pérgola…

Todos tenemos necesidad de entregarnos a lo natural para soltar estrés y reapropiarnos de la naturaleza en su estado original. Desde hace algunos años, esto se traduce, concretamente, por una pasión acrecentada por cultivar un jardín y por un interés creciente por montar una veranda, terraza, balcón, pérgola y otro tipo de refugios cargados de serenidad y que son indispensables en una casa para evadirse de vez en cuando.

Para montar correctamente un rinconcito en el jardín, ese espacio “frontera” abierto al exterior o pegado a la casa, es importante evitar el conformismo. Debemos sentirnos a gusto, en armonía con nosotros mismos, y donde la familia pueda reunirse.

Estas prolongaciones de la casa dedicadas a soñar, a la relajación y a la convivencia adoptan diferentes formas y funciones… Suelen ser espacios intimistas, o lúdicos, propicios para la meditación o la conversación, sencillos, sobrios, no demasiados recargados para poder estar con toda tranquilidad, sin que el espíritu se disperse entre los objetos de decoración.

En estos espacios de intimidad debemos crear un ambiente decorativo que se parezca mucho a nosotros mismos. Lo ideal es dejar de lado las modas que de un año para otro dejan de llevarse. Podéis optar por un estilo minimalista: algunos muebles bonitos, colocados con sentido y puestos de relieve en un espacio amplio.

El jardín es el lugar que simboliza el retorno de los días bonitos, y por eso debe tratarse de un lugar propicio para el descanso. La terraza se sitúa entre dos mundos, y por eso es el espacio ideal para recargar las pilas.

A la terraza se va para cambiar ideas, charlar, beber una copal, comer, leer, jugar, broncearse… o simplemente para tomar el aire. En definitiva, la terraza es un espacio donde se pueden realizar multitud de cosas que son propias de la primavera y del verano, pero que con la llegada del mal tiempo posponemos para momentos más propicios.

En la terraza tomamos el desayuno, y por la noche prologamos la velada hasta tarde. En este espacio outdoor, es necesario optar por un mobiliario funcional, movible, resistente a los rayos UVA, y a los cambios de temperatura.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *