La decoración de la mesa en primavera

Accesorios primaverales

A los que les gustan las mesas bien puestas, necesariamente tienen en sus armarios una serie de accesorios, a veces comprados por muy poco dinero, y que son suficientes para darle un aire primaveral a cualquier comida: mariposas que se pueden colgar, flores artificiales que se pueden extender sobre el mantel, algún centro con flores secas para la mesa… Con la llegada de la primavera es el momento de desempolvar todo ese tipo de adornos y darle un nuevo aire a las comidas familiares.

Pero, si no disponéis de ninguno de estos accesorios decorativos para la mesa del comedor, podéis optar por el plan B, y rebuscar en la casa aquellos objetos que pueden cumplir perfectamente el objetivo principal: trocitos de madera o de flores recogidas en el campo o en el jardín de la casa, figuritas de animales que suelen estar encima de las estanterías del salón, trocitos de piedra o de pizarra que solemos guardar en algún lugar perdido de la casa como recuerdo de una excursión al campo, etc… Es el momento de reciclar todo esto.

Libertad con la vajilla

La primavera también es la estación de los primeros pic-nics, y de las ganas de disponer de mayor tiempo libre. Por eso es el momento de dejar de lado algunas reglas convencionales, y usar en vuestra mesa la vajilla más colorista que tengamos, o incluso aquella que después de usarla se pueda tirar, y a la que no le suele faltar creatividad. Se trata de una opción mucho más chic de lo que pensamos, tal y como lo muestran las marcas especializadas.

Todo es color

Para aquellos que no tienen una vajilla de colores, y tampoco tienen la intención de comprarla, es bueno saber que es posible pintar los platos, botellas y otros accesorios de menaje para el tiempo que dura una comida, o de manera permanente. Basta con pasaros por las tiendas de hogar para percataros de que existen pinturas para vidrio, para porcelana, y a unos precios muy asequibles, y que normalmente se venden con un manual de instrucciones para que cualquier persona pueda ponerse a ello.

En cuanto a la mantelería, y a los caminos de mesa, es inútil invertir cantidades locas de dinero. Basta con ir a las tiendas de retales y telas al peso, o reciclar sábanas en desuso, o incluso recortar en papel estampado un mantel, para aportar la nota de color que vuestra mesa pide a gritos en esta primavera.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *