La correcta elección de las sillas del salón

En un salón, independientemente del tipo de decoración que utilicemos, es bueno tener algunas sillas que ayuden a completar el sofá, los pufs, los sillones y el canapé. En todo caso, antes de lanzaros a comprar nada, y menos aún las sillas del salón, conviene tener en cuenta una serie de criterios para no equivocarnos.

Las sillas del salón suelen venir en apoyo de otros asientos, y éstas se disponen alrededor de una mesa o contra el muro cuando no se están utilizando. Se pueden acercar al canapé y a los sillones para una reunión más numerosa entre amigos.

Las sillas de salón con reposabrazos son más cómodas, concretamente para las personas que ya tienen cierta edad, puesto que les permite levantarse con mayor facilidad. También son interesantes para aquellos que sufren de la espalda puesto que se pueden apoyar mejor, sobretodo cuando hay que permanecer varias horas sentados.

Los reposabrazos tienen, sin embargo, el inconveniente de que se ensucian más y son más molestos a la hora de guardar las sillas en algún lugar discreto del salón, o debajo de la mesa. Las sillas de salón con respaldo reclinable son más interesantes y cómodas para leer y escuchar música, pero se adaptan peor a una velada animada entre amigos. Se puede colocar una cerca de alguna ventana, pero es preferible que no haya muchas en el mismo salón.

Las sillas plegables son las más indicadas para los salones pequeños, que no pueden acoger muchos muebles fijos. Se pueden guardar algunas en un armario, o disimularlas detrás de un biombo. Pero, para mayor confort, es preferible usar sillas en tejido sufrido, o tener siempre previsto algún cojín para el confort de los invitados.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *