Ideas para decorar el balcón de casa

El balcón de vuestra casa es posiblemente algo pequeño, pero se puede transformar en un verdadero jardín en miniatura. Veamos una serie de consejos para aprovechar al máximo un espacio verde, junto al salón de vuestro hogar.

Un balcón, por muy pequeño que sea, es un lujo que hay que aprender a disfrutar, y sacarle el máximo partido, como tener siempre delante de nosotros una vista agradable, con plantas y flores, o poder escondernos de un vecino molesto que no hace más que husmear desde su ventana.

Además, cuando llega el buen tiempo, es tan agradable sacar una silla afuera y dejarse invadir por el perfume de las flores, y de los primeros rayos del sol, tras un invierno gris y frío.

Lo primero de todo es sacarle el mayor partido posible a la luz solar. Si el balcón está orientado hacia el norte, y que vuestro vecino de arriba os da demasiada sombra, las plantas que debéis escoger no serán las mismas que si vuestro balcón recibe la luz del sol, prácticamente durante todo el día.

Las plantas que necesitáis dependen de la cantidad de sombra y de luz que recibirán. Los geranios, begonias, camelias, narcisos, azaleas, ofrecen en la sombra el máximo esplendor, al igual que una serie de plantas trepadoras como la hiedra, o el jazmín de invierno.

Bajo el sol podéis plantar claveles, lino de Nueva Zelanda, rosas de pitiminí, o incluso plantas frutales.

Para componer la decoración del balcón, es útil colocar junto a la baranda las plantas más resistentes, con el fin de que protejan del viento y de la lluvia a las plantas más delicadas.

Si son muy bajas, podéis levantarlas, colocándolas encima de un taburete, o de una mesa supletoria, con el fin de crear ciertos desniveles que rompan con las líneas rectas y uniformes. Las plantas trepadoras pueden subir por el muro y la barandilla del balcón, cubriéndolo de vegetación casi por completo.

Las macetas permiten una mayor flexibilidad en los espacios más reducidos. Se pueden mover las plantas a gusto, o tratarlas en función de las necesidades de cada una, o quitarlas una vez que hayan dejado de echar flores. Los colores de las macetas deben ser claros, porque son más fáciles de combinar en un balcón de pequeñas dimensiones. Lo mejor es usar los colores llamativos para las plantas.

Si el espacio de vuestro balcón os lo permite, podéis colocar un mueble discreto para guardar las macetas vacías y el material que soléis utilizar para las labores de jardinería.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *