Historia de un objeto de culto: la silla tulipa

Creada en los años 50, la silla tulipa se ha convertido en un clásico de la decoración. Veamos algo de la historia de esta silla de diseño en PVC, montada sobre un sólo pie.

La silla tulipa fue creada por el finlandés Eero Saarinen. Este diseñador emigró con su familia a los Estados Unidos en el año 1923. Escultor y arquitecto de formación, colaboró durante muchos años con el diseñador Charles Eames.

La silla tulipa debe su nombre a la flor. Su único pie se abre en corola, como una flor, procura una ligereza en su interior, inspirada en el diseño industrial. Está fabricada de una sola pieza, y ofrece comodidad y confort, gracias al cojín de apoyo, en tonos rojos, azules, violetas, negro, beige…

Su éxito fue inmediato y su encanto reside en gran parte en el hecho de tener un solo punto de apoyo, lo que hace que sea una silla de gran estabilidad, que no se mueve, ni puede hacer que la persona que se sienta en ella se caiga al suelo.

La silla tulipa se sigue encontrando hoy en día en muchas tiendas especializadas en decoración de interiores. También se han creado, a partir de su forma original, mesas, pufs, y taburetes. Hoy en día, la silla tulipa puede sentirse orgullosa de ocupar un buen “sitio” en el museo de arte moderno de Nueva York.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *