Habitación de los niños: decoración con pizarras

Las pizarras son espacios donde los niños pueden dar rienda suelta a su creatividad y su imaginación, con la ventaja de que una vez llena puede borrarse y comenzar de nuevo desde cero, potenciando así la expresión plástica y artística de nuestros pequeños.  ¿Qué puede ser mejor que integrar este elemento potenciador del desarrollo dentro de la decoración de nuestro hogar?

En casa hay un montón de rincones que se pueden utilizar para colocar una o varias pizarras para que los niños puedan expresarse sin miedo a regañinas y a la vez reducirás las posibilidades de que pinten otras zonas de la casa.

Aunque el color negro es poco utilizado en habitaciones infantiles, la clave está en combinarlo con otros elementos y otras texturas, que suavicen de esta forma la presencia de este color en la estancia, y que lo integren de manera natural. Algunas de las opciones son:

  • Colocar una pizarra desde el suelo hasta la mitad de la pared, lo suficientemente alta con respecto a tus hijos para que puedan pintar de pie, pero que a un adulto le quede por la cintura. Puedes situarla en un espacio que no sea excesivamente de tránsito, como la pared que  hay entre dos habitaciones de la casa.
  • Usar pintura especial de “pizarra” para pintar una de las cuatro paredes que forman la habitación, de tal manera que el efecto no sea tan oscuro, y pintando dibujos en las zonas que los niños no alcanzan, lo que dará un aspecto aún más infantil.
  • Colocar en una de las paredes de la habitación pizarras de diferentes tamaños y marcos formando una composición como si de cuadros se tratasen.
  • Aprovechar una de las paredes del jardín si disponemos de ella.

Sin duda se os ocurrirán un montón de ideas más para integrarlos en vuestra casa ¡y vuestros hijos quedarán encantados!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *