El uso del papel pintado en decoración

Quizás estéis sintiendo que las paredes de vuestra casa están tristes y apagadas, y no sabéis cómo darles un tono más vivo y diferente. La elección de un papel pintado es todo un arte que cuesta manejar, si lo que se busca es darle un toque más armonioso al hogar.

Es importante tener muy claro qué habitación de la casa es la que se quiere cambiar de color, y esto pensarlo muy bien antes de comprar el papel. ¿Os parece que la habitación es demasiado grande? ¿Es demasiado estrecha? ¿Le falta intimidad? El papel os permite jugar con el tamaño y la luz de las habitaciones.

Se pretendéis dar una sensación de mayor amplitud a la habitación, jugad con los efectos ópticos. Las rayas verticales os permitirán realzar la altura de las paredes. Las líneas horizontales os darán mayor profundidad en el espacio.

En una habitación sombría, dad prioridad al papel con motivos discretos, y a los tonos claros para no sobrecargar las paredes. Los papeles pintados con reflejos metalizados permiten una mejor circulación de la luz.

Para hacer que una habitación sea más íntima, tapizad las paredes con un papel pintado con motivos gruesos. Este papel podrá armonizarse con otros elementos decorativos, realzando así las ventanas. Este tipo de estampado se puede utilizar para cubrir pequeñas imperfecciones de la pared. Evitad el look total, y decantaos más bien por motivos de mayor tamaño, pero en una sola de las paredes de la habitación.

Los colores os pueden ayudar a realzar una habitación. Si queréis que la habitación sea más cálida y sofisticada, se recomienda la utilización de contrastes con colores vivos.

Se desaconseja la utilización de un papel pintado con motivos gruesos en una habitación sobrecargada de muebles. Los motivos se dejarían comer por los muebles, ofreciendo un aspecto demasiado pesado y asfixiante.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *