El Tadelakt, una idea decorativa original

Procedente del Magreb, y más precisamente de Marruecos, este ungüento tiene la particularidad de utilizarse en los hammams. Hoy en día, invade la decoración de las casas para darle un estilo exótico y práctico con bonitas terminaciones.

El Tadelakt procede de la palabra “dalaka” que en marroquí significa masajear, pulimentar. La técnica nació en los alrededores de Marrakesh, donde la cal no necesita mezclarse con nada, puesto que contiene ciertas impurezas que lo hacen ser un producto listo para ser utilizado.

El principio

Su principal propiedad es la de ser un producto inalterable. Se utiliza en los baños públicos puesto que soporta bien la humedad, y puede servir para decorar un cuarto de baño e incluso una fuente.

La parte de hierro que contiene le da esta propiedad, creando una reacción química que deja aparecer una fina película brillante por encima del ungüento haciéndolo impermeable al agua y al vapor.

Por el contrario, su inalterabilidad no es sinónimo de impermeabilidad, por eso es necesario añadir un impermeabilizante para garantizar su acabado final. La pigmentación es natural y está hecha a partir de colorantes como el ocre oscuro, el bermellón de Marrakesh, o el azul cobalto.

El Tadelakt tiene un pH elevado, y es fungicida y antibacteriano. Basta con limpiarlo con un jabón negro y una esponja para devolverle su brillo natural.

La técnica original del Tadelakt marroquí es muy sencilla, basta con mezclar cal de Marrakesh durante 24 horas en agua antes de utilizarla, y la mezcla ya está lista.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *