El significado del color amarillo en decoración

Para dar un carácter a la casa, no hay nada mejor que un toque amarillo en la decoración. El amarillo es un color estrella que atrae las miradas. En una decoración amarilla, los objetos destacan mucho más cuando se utiliza como color de fondo sobre una pared. Por alguna razón será que los taxis en Nueva York están pintados de amarillo para que los clientes puedan distinguirlos bien en medio del resto del tráfico.

El amarillo capta la atención, y por eso durante mucho tiempo se asoció a la madre tierra, capaz de hacer germinar el trigo y renacer la primavera cada año. También es la tintura de la miel, delicia suprema que evoca la abundancia, la riqueza del cuerpo y del espíritu.

El amarillo simboliza el atributo de los reyes, y de los poderosos. En la filosofía budista, es el color espiritual con el que se revisten los monjes. En el Antiguo Egipto, se pensaba que era la tintura de los dioses, puesto que su carne debía ser tan radiante como el sol en su cenit.

El amarillo es un color armónico. La luz que emana intrínsecamente de la decoración amarilla, hace milagros sobre la percepción que tenemos del espacio que nos envuelve. Bajo su influencia, todo parece más grande, más amplio. Los volúmenes y la decoración del interior de la casa se ennoblecen.

En función de su intensidad, tiene efectos muy diferentes sobre los sentidos. Cuanto más vivo es el amarillo, mayor es su capacidad para tonificar, mientras que en las gamas pálidas, el amarillo invita a la relajación espiritual y de los sentidos. La decoración amarilla es un buen difusor de armonía que favorece la realización personal.

El amarillo tiene la reputación de ser un color que estimula la parte intelectual e incita a trabajar el espíritu. De manera natural, el amarillo encuentra su sitio en un despacho, o cerca de la mesa de trabajo o en la que hacen los deberes los niños, puesto que tiene la virtud de aumentar la concentración, la memoria, el juicio y la toma de decisiones.

El amarillo está asociado a cualquier forma de reflexión, puesto que es percibido como un dopante casi vitamínico para el cerebro. Para estimular el optimismo de la casa, se recomienda un uso más adecuado en las habitaciones familiares, puesto que la decoración amarilla da calor al ambiente, compensando la falta de luz natural.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *