El biombo como objeto de decoración

El biombo aparece en Europa en siglo XVII, en el momento de los intercambios entre Oriente y Occidente. Los biombos, siempre muy ricamente decorados, se empiezan a convertir en objetos de decoración indispensables en las casas bien cuidadas de toda Europa.

Hoy en día, el biombo es un objeto decorativo, con una funcionalidad práctica y otra estética. El biombo es un objeto de decoración fácil de resaltar en cualquier espacio de la casa. Recubiertos de tejidos, laqueados, imitando las paredes de las casas japonesas, en hierro forjado, existen muchos modelos de biombos, en función de cada presupuesto.

El biombo constituye una separación práctica, ligera y móvil. Permite modelar el espacio a voluntad, sin imponer una organización definitiva. Esta separación es artificial y efímera, pero también discreta, y sabe adaptarse a todos los tamaños de habitación. El biombo permite aislar un despacho, aportar un toque de intimidad a una alcoba, o subdividir el espacio de un estudio.

¿Se trata de un objeto moderno o antiguo? Si tenéis la costumbre de recuperar objetos antiguos, posiblemente encontréis algún biombo de otra época, recubierto de papel pintado o de tela. Comprobad, sobre todo, su estabilidad, concretamente si es un poco pesado. En el caso contrario, siempre se pueden encontrar modelos de nueva fabricación en estilos diferentes y a precios muy variables.

Para una separación vegetal, original y fácil de fabricar, utilizad un biombo de hierro forjado para colocar macetas de diferentes tamaños, y plantas de distintas clases. Comprobad la estabilidad del biombo, y fijad las patas para que no se caiga por el peso.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *