Decorar la mesa con flores de algodón

La flor de algodón habla por sí misma: pureza, color blanco, suavidad… Se trata de una decoración efímera pero cargada de delicadeza, sencillez y mucha belleza.

La mesa deberá tener un mantel blanco. Una sábana blanca puede servir, al menos que tengamos un mantel de verdad de color blanco, y si es de poliéster, tanto mejor, puesto que es más práctico. También se debe usar una vajilla blanca, y si no una transparente. Las copas deben ser alargadas, sobrias y elegantes al mismo tiempo.

Finalmente, las servilletas deben ser de papel rosa sobre las que se colocará una flor de algodón por invitado. En el centro de la mesa, se puede poner una copa de cristal transparente, con flores de algodón.

La decoración puede concluir con unas bolas de algodón de colores para rellenar una bombonera o una compotera, que también se puede poner sobre la mesa. También queda muy bonito repartir algunas de estas bolas de algodón, de forma dispersa, por encima de la mesa.

Las flores de algodón sintéticas

También se pueden usar flores que no sean de auténtico algodón. Suelen ser muy bonitas, y a penas se distinguen de las verdaderas. También tienen sus propias características, pero no se marchitan, y se puede mantener más tiempo la decoración.

Suele ser bastante fácil encontrar ramas de flores de algodón: en jardinería, en las tiendas de productos exóticos…

Las ramas se pueden agrupar, y diseminar por la habitación, sobre la mesa, por encima de los muebles… Se pueden mezclar con guirnaldas y luces para ponerlas dentro de un gran jarrón alto como para orquídeas. Con una decoración de flores de algodón se puede crear un ambiente delicado y blanco, utilizando otro tipo de elementos que terminan de dar el toque a lo que pretendemos transmitir: velos de algodón blanco, vajilla blanca…

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *