Decoración primaveral: colores y materiales necesarios

Os apetece cambiar el estilo, la luz y los colores del hogar. Quizás estéis pensando en materiales más ligeros, y vaporosos. Los especialistas en tendencias del hogar se ponen de vuestro lado, puesto que lo que se lleva, coincide con vuestros gustos por el cambio.

Estáis cansados de los tonos marrones, ciruela, y que curiosamente os privaron el pasado otoño. Con la llegada de los días más bonitos, uno tiene ganas de aire fresco, de luz, de naturaleza. Deseos que también encontramos en las tendencias deco para la próxima temporada primavera verano, tanto a nivel de los colores, como de los materiales.

Los tintes naturales

Cada primavera, la naturaleza reverdece, al igual que nuestra decoración. Adiós a los tonos sombríos de la decoración hogareña para el invierno, ahora es el verde el que se convierte en color estrella de la estación, pero en su versión clara y ácida. Verde manzana, verde anís… son tonalidades capaces de aportar la vitalidad necesaria a vuestro hogar.

Otra ventaja: el verde combina muy bien con otros tonos neutros, y claros, como el beige, el griego o el blanco, que brillan de forma natural, sin tener que sacrificar un ápice de la iluminación. Si por el contrario preferís “dinamizar” el verde, poned el acento sobre el amarillo, un aliado de peso para aportar calidez luz y dinamismo a cualquier habitación.  

Los tonos ácidos

Puesto que la primavera también se decanta por los tonos claros que se encuentran en la naturaleza durante esta estación, es el momento de optar por ciertos tonos pastel como el azul, el rosa, para evocar con frescura a las mariposas y a las florecitas que crecen en primavera.

Quizás los tonos pastel os parezcan un poco planos. No hay problema ninguno puesto que se puede optar por estas mismas tonalidades pero en su versión más ácida. Fucsia, naranja, turquesa… ¿por qué no decantarse por unos colores mucho más vivos, capaces de introducir en vuestro hogar un rayo de sol.

Materiales ligeros

Es el momento de cambiar las telas pesadas que han estado habitando los espacios de la casa durante el invierno. Es la hora de retirar las cortinas de terciopelo, las alfombras de lana gorda, los edredones, etc. Es el momento de dejar paso a la ligereza y a la transparencia.

En las ventanas colocad visillos, de colores preferentemente, para obtener un resultado más alegre, y para la ropa de cama y de baño, usad textiles más sobrios, en algodón, y lino. De esta forma conseguimos que la casa respire mejor, y también los miembros que viven en ella.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *