Decoración cálida para el invierno

En invierno, la vida vuelve a centrarse en el salón, y concretamente alrededor del sofá, y en el dormitorio, ese espacio de reposo que nunca nos parece lo suficientemente confortable. Con la llegada del frío, no hay razón para cambiar toda la decoración y todo el mobiliario, sino darle un toque más cálido, allí donde más falta haga.

Vestir las ventanas

En primer lugar, se debe poner el acento en las cortinas. Vestir las ventanas, algo a lo que no solemos echarle demasiada cuenta, es primordial en invierno. No sólo aísla un poco mejor del exterior, sino que además juega con el efecto “algodón”, que se puede crear. Por lo tanto se aconseja cambiar las cortinas con la llegada del otoño. Evitar absolutamente los visillos, que posiblemente en verano vienen bien para dejar pasar la luz, pero son demasiado finos. Reemplazar los visillos por cortinas más pesadas, más densas, más tupidas. Lo ideal es el terciopelo, puesto que es suave tanto al tacto como por el ambiente acogedor que es capaz de crear. Se debe dar prioridad a los colores sobrios, tierra y más cálidos.

El sofá

Luego está la cuestión del sofá. Si tenéis la posibilidad, lo mejor es optar por un gran modelo bien mullido, confortable, y con una tapicería muy suave. Dicho de otra forma, basta con poner el acento en los cojines y en la funda.

La cuestión está en encontrar buenos materiales que sean cálidos, y amorosos. Una buena alternativa, y que se lleva mucho en esta temporada es la lana, y toda una serie de complementos tricotados. Por último, no os olvidéis de la alfombra, que sea de pelo largo, mullida, y acogedora para conservar los pies calientes durante todo el día.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *