Dar vida a una pared vacía

Un muro vacío es un poco como una página en blanco para un escritor: puede dar sensación de vértigo. Para no pasar por esa situación, veamos una serie de idea para desarrollar la creatividad y darle un nuevo toque a la casa.

Si vuestra pared está vacía y que la pintura de base es algo “plana” o neutra, se puede crear un efecto de textura. Papel pintado, revestimiento de madera que se puede barnizar o pintar al gusto, pinturas con efectos de brocha, arenosos o pigmentados, moqueta mural, tejidos: el muro coge otros vuelos mucho más interesantes.

El sticker es una solución fácil y económica, y se puede cambiar una vez que os canséis. Existen muchos modelos y se puede crear un trampantojo de chimenea, de un paisaje… Existen también sitckers de espejo que dan mucha luz a la habitación.

Las plantillas permiten dibujar gracias a un contorno predefinido en las formas que deseáis plasmar. Se pueden comprar hechos por completo, o los podéis crear vosotros mismos. Si es la primera vez que lo intentáis, lo ideal es comenzar por una forma sencilla.

Los espejos dan profundidad a una habitación y casan bien en una decoración moderna y zen, con madera y plantas. Dos espejos que se miran cara a cara, crean también efectos muy interesantes. La habitación se refleja hasta el infinito.

Los cuadros no tienen que ser forzosamente caros para ser bonitos. A lo largo de vuestros paseos, podéis encontrar piezas únicas de artistas modestos y a la vez con mucho talento. No existe una regla para elegir correctamente un cuadro, basta con que nos guste.

Los recuerdos personales pueden darle vida a una pared, a condición de que exista un tema que unifique el conjunto.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *