Dar a la casa un toque rústico durante el otoño-invierno

El estilo rústico es una de las grandes tendencias recurrentes de todos los años en los catálogos otoño-invierno. Veamos unas cuantas ideas para dar a nuestro hogar un toque menos urbano, y al mismo tiempo más cálido, en una época del año que no invita a salir a la calle.

Si os hablan de “casa de campo”, ¿en qué pensáis? Nosotros nos imaginamos unos taburetes desvencijados comprados en el rastro, muebles sin decapar, vajilla de loza pintada, formas y materiales poco refinados, madera por todas partes, prendas confeccionadas en algodón, lino…

Si este juego de materiales os inspira, entonces es que el estilo “rústico” se acopla bien a vuestros gustos y estilo de vida. Pero, es que además estamos de suerte, porque se trata de una manera de decorar la casa que encaja a la perfección con la época del año en la que estamos ahora.

La nostalgia de un estilo

Comencemos por el principio: quien dice casa de campo, no dice forzosamente casa mal amueblada, o desordenada, sin colores, con barro, y muebles viejos de madera mal trabajada, ni tan si quiere se refiere a un estilo pasado de moda. La versión rústica que se ofrece a cualquier amante de la decoración, y que le gusta variar en el estilo, es mucho más depurada, chic, y sobretodo, nostálgica.

Para adherirse a esta tendencia, las marcas de decoración se han puesto a imaginar nuevos motivos, colores, y materiales que puedan llamar la atención de una clientela amante de lo rústico, pero con un toque de sofisticación. Los colores rojos, blancos, lino, y madera son los que se deben privilegiar. Las referencias de otros tiempos, también son las bienvenidas.

Las mejores intuiciones

Al igual que ocurre en cualquier tendencia decorativa, el estilo rústico no requiere obligatoriamente que se adapte totalmente al interior de vuestro hogar. Basta con colocar algunos elementos diferenciados para crear un ambiente diferente.

Un estilo rústico se decanta por aparadores imitando los materiales y formas de un corral de gallinas, paños de cocina de cuadros, manteles de tela, encajes confeccionados a ganchillo, recipientes en cinc. Con todos estos elementos, y muchos más que se pueden incorporar en función de vuestra imaginación, pueden dar el toque campestre al hogar para este frío invierno de 2011.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *