Cortinas y estores: ¿cómo vestir las ventanas?

Las cortinas permiten controlar la difusión de la luz, al igual que la temperatura de la habitación. Hay cortinas que se fabrican con un tejido más ligero y pueden tener un uso puramente decorativo. Los visillos permiten dar un ambiente diferente a través de los efectos y las transparencias, siempre jugando con la luz: nailon para un estilo tradicional, organza o seda para un ambiente oriental, crin o fibra de leche para los amantes de la ecología y de lo natural.

De manera general, la longitud de las cortinas puede ser calculada en función de la altura del suelo, de la pared de apoyo, o del bajo del encuadre. Con la finalidad de darle un estilo más sofisticado a una habitación, es posible acentuar las longitudes para crear una bonita caída del tejido mucho más generosa de lo habitual a nivel del suelo, aportando un estilo más teatral con el nombre de “puddle effect”.

Las cortinas de hilo y de perlas son los accesorios decorativos que más se llevan hoy en día. Estas cortinas presentan la ventaja de dejar pasar la luz, al tiempo que crean una separación y dan un toque decorativo mucho más específico. Se pueden utilizar debajo de una cortina, para crear un efecto visillo, o para separar dos habitaciones, o delante de un armario empotrado, por ejemplo.

Los estores existen de muchos colores y modelos: los “estores romanos” son aquellos que forman una superficie lisa cuando están abiertos; los “estores austríacos” que están constituidos por una sucesión de festones de tejido; los “estores acordeón”; los “estores nido de abeja” que forman el perfil de esa imagen de panal; o los “estores rodillo” que pueden ocultarse casi por completo. Los estores a bandas o láminas pueden ser de fibra textil o de una materia rígida, adaptándose a las mil maravillas a los interiores, incluso a los más modernos y más depurados.

En función del estilo deseado y de la habitación, ciertos modelos son más apropiados que otros, pero en todo caso, una ventana “desnuda” es lo más triste de una casa. Una cortina sencilla o un visillo pueden hacer realmente la diferencia, aportando calor a toda la casa.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *