Consejos para crear un jardín zen

El jardín zen nace de la tradición japonesa. Su instalación es todo un arte. El jardín zen presenta cualidades esenciales de armonía con la naturaleza. Sus códigos estéticos le confieren un marco intimista, pacificador y de bienestar. ¿Cómo crear un jardín zen? ¿Qué elementos lo componen?

Creación de un jardín zen

Un jardín zen descansa sobre una serie de bases muy sencillas, sin artificios y extravagancias. Constituye una reproducción escénica y en miniatura de la naturaleza y de sus paisajes, dentro de un impulso simbólico.

Elementos de composición

Las extensiones de agua se definen en cascada, ríos, riachuelos, estanques, etc. Las rocas se desvelan en texturas, formas y colores. Los motivos son mantenidos por la grava, y las piedras.

Las plantas son fundamentales: bonsai, pino, cerezo, bambú, iris, gramíneas, yuca. Diversos elementos decorativos colman el conjunto: linterna de piedra, estatua, pagoda, carillón, fuente, muebles de bambú.

Perspectiva

El jardín zen juega con la ilusión del espacio. Bajo el principio de las tres profundidades, presenta 3 planos: primero, intermedio, y lejano. Cada elemento ofrece una armonía diferente a través de una arquitectura muy cálida.

Estilos

Se diferencian diferentes estilos:

Variante miniatura,

jardín seco,

jardín de té.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *