Cómo decorar una veranda

Una veranda es una habitación de la casa en la que se suele estar para contemplar el sol del invierno, pero sin pasar frío ni estar expuestos a las inclemencias del tiempo. Por eso es bueno saber colocar, decorar y amueblar este lugar tan acogedor que algunas casas tienen la suerte de disponer.

Si se busca un estilo limpio, sin que la luz abundante revele demasiado el polvo que se suele acumular en estos lugares tan exteriores de la casa, y no queréis dejar de disfrutar de las vistas que os posibilitan las cristaleras, elegid una serie de muebles bajos, con puertas y cajones para disimular al máximo los objetos que queréis resguardar.

Los colores dentro de la veranda deben ser claros, y armonizarse con el mundo vegetal. Blanco, verde, beige…

Desde el punto de vista técnico, para que las plantas puedan crecer en total armonía, la veranda debe estar equipada con calefacción y aislamiento. En verano, una ventilación permite mantener una temperatura agradable, y los stores o visillos deben quitar la luz suficiente para que no estropeen la tapicería de los sillones, ni la madera de los muebles.

Un sistema de regado puede ser útil, incluso si es automático, si es que realmente deseáis que las plantas no sufran mucho durante el tiempo de vacaciones en el que estaréis ausentes de vuestra casa.

Lianas, hiedra, jazmín, todo esto puede plantarse para que decore las paredes de la veranda, lugar de vuestro jardín interior. También podéis utilizar macetas alrededor de la veranda, para crear diferentes ambientes o espacios bien definidos y diferenciados unos de otros.

Lo ideal es que las plantas que dispongáis en la veranda tengan las mismas necesidades, tanto de sol como de agua, para que os facilite la vida, y os sea más cómodo su cuidado.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *