Cómo animarse a combinar colores

No tenemos porque caer siempre en la monotonía de usar el blanco y los colores tradicionales para decorar nuestra habitación o casi todas las de la casa. Es verdad que ellos otorgan una sensación de relajo y tranquilidad, pero se pueden combinar con otros un poco más fuertes.

Podemos combinar y usar el color rojo, agregándole detalles en almohadas y cojines o si no pintando una de las paredes de la habitación de este color. Para las cortinas podemos elegir unas a rayas, destacando las texturas y combinando los colores. Si tu color preferido es el blanco, puedes aportarle un toque de color, como un toque decorativo y no necesariamente en las paredes.

Si lo que quieres decorar es el dormitorio de tu hijo adolescente, puedes optar por el mostaza y el violeta o el verde y el turquesa, que le dan mucho colorido sin que sea necesario ponerle demasiados accesorios. Estas gamas de colores opuestos puedes aplicarse en las paredes como en la ropa de cama y las cortinas.

La ropa de cama puede llevar dos edredones o cobertores livianos, uno puede ser liso con los colores antes mencionados y otro que le haga contraste. Las almohadas pueden ser de diversas formas y texturas, combinando con los colores de las alfombras y de las cortinas que tenga la habitación. Con estos colores vivos y que contrastan entre sí, se le da a la habitación de los adolescentes un toque de calidez primaveral, ajustándose a la mayoría de personalidades típicas de esta etapa de la vida.

Para una habitación de huéspedes, puedes emplear un cobertor liso y otro con flores y las almohadas deben estar forradas de la misma forma, se deben agregar alfombres y cortinas haciendo contraste con el tono claro de la pared.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *