Aprende a decorar la nueva habitación de tu niño

La nueva habitación del niño no es algo tan sencillo de realizar como parece. Cuando los padres deciden trasladar a su niño a su nueva habitación, ahora independiente, deben hacerlo pensando en que momento y de qué forma es conveniente realizarlo. No es recomendable que el niño sea cambiado de ambiente en el momento justo que un acontecimiento importante ocurre en su vida, como puede ser la llegada de un nuevo hermanito o el comienzo de un nuevo año escolar. Todo cambio debe realizarse con la mayor naturalidad posible.

Varias psicólogas infantiles y pedagogas coinciden en que ese “cambio” depende mucho del desarrollo de cada niño, pero el tiempo perfecto para hacerlo es a partir del año y medio y no pasar de los tres años. Es de suma importancia estar consientes del tamaño del niño, aunque para las madres siga siendo un bebé, esto servirá para elegir el tamaño correcto de la cama y si es que se necesitan rejas, o para saber si en la cama seleccionada puede moverse con facilidad.

La firma de mobiliario y juguetes Imaginarium tiene una propuesta con un atractivo diseño, muy funcional y versátil que irá cubriendo las necesidades del niño y adaptándose al espacio cuando sea conveniente. Esta empresa propone en su estilo que en las barreras se agregue un espacio para libros, que también puede servir de asiento a mama para que pueda leerle un cuento antes de dormir.

Para los más pequeños propone la cama de Kico Nico, con medidas especiales y una altura pequeña que evita las caídas y a la vez el niño puede subir y bajar sin tener problemas. La habitación del niño debe ser un lugar para dormir y también para jugar donde él se sienta cómodo y relajado a la vez. Para que el niño se adapte más rápido a su nueva habitación, es recomendable incluirlo en la elección de las sabanas y de toda la decoración, para que, desde un principio se sienta a gusto con todo lo que hay a su alrededor. La elección de los colores es otro punto bastante importante, ya que deben brindar armonía al sitio.

Será difícil al principio conciliar el sueño, es por eso que se les debe acompañar hasta que se acostumbren y sientan la confianza de que están seguros. En un abrir y cerrar de ojos, el niño o niña se habrá adaptado a su nueva habitación y se sentirá feliz en ella.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *