Algunos trucos para ordenar la habitación de los niños

Una habitación de niños es por definición un lugar de juegos, de creación, de movimientos, es decir un auténtico bazar. Veamos algunos trucos prácticos para hacer de este espacio un lugar bien organizado.

La primera regla de oro para que una habitación infantil esté bien ordenada es la de dar la posibilidad a los más pequeños (y no tan pequeños) de ordenar ellos mismos sus cosas. Para esto, se debe disponer de cajoneras, cajas, accesorios diversos y otros lugares con los que poder mantener el orden. Esto parece evidente si vemos el espacio vital de los pequeños, y que no siempre suele ser muy amplio.

Se puede pensar en instalar contra una de las paredes de la habitación, un hilera de perchitas divertidas, a un metro más o menos del suelo, en función de la altura del niño. De esta forma podrá colgar su ropita y sus abrigos, algunos juguetes, y también la mochila.

Es bueno tener prevista una cama con cajoneras integradas, de forma que el niño las pueda abrir fácilmente, y buscar dentro de ellas su juguete preferido. En caso contrario, se puede meter debajo de la cama unas cajas con ruedas que son muy útiles y en las que cabe de todo.

Elegir cajas de diferentes colores, y además una por tema: actividades manuales, peluches, coches, muñecas, canicas… con el fin de educar a vuestro hijo a mantener el orden en su propia habitación y en el resto de la casa.

Los paneles con diferentes bolsillos son muy prácticos para recoger el bazar de los más pequeños, a condición de que no se los colguemos demasiado altos.

En cualquier caso, se debe evitar que tengan sus cosas ordenadas en un armario cerrado. El niño no podrá tener acceso por sí mismo a sus libros, y a sus juguetes, y además de perder autonomía, corre el riesgo de pillarse los dedos con las puertas y hacerse daño. Es mejor utilizar estanterías abiertas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *