¿Cómo mejorar la decoración del hogar?

Más allá de la pintura y de los muebles, los decoradores tienen sus propios trucos para ofrecer una impresión diferente del espacio, allí donde precisamente hay menos sitio en la casa. Veamos una serie de trucos para transformar las sensaciones espaciales de la casa.

Una vez que el espacio ha sido despejado, quedan todavía una serie de modificaciones que se pueden aportar para que el interior de la casa “respire”.

Las líneas discontinuas

En primer lugar, para agrandar un espacio, bien sea una habitación o todo el apartamento, conviene dar prioridad a una serie de líneas discontinuas. Para eso, se ofrecen diversas soluciones: optar por puertas grandes en los armarios, y no decantarse tanto por frontales compuestos de muchos y variados cajones.

En cuanto a los tiradores, deben ser discretos, aunque lo ideal son aquellas puertas que no necesitan pomos para abrirse, porque basta con empujarlas o correrlas para tener acceso al interior de los armarios.

En la misma línea podemos decir que conviene reemplazar las puertas clásicas por las correderas, porque siguen formando parte de la continuidad de la pared, evitando perder espacio para poder abrirlas.

En cuanto a las ventanas, se recomienda colocar cortinas que cubran toda la altura de la pared, y que se extiendan más allá de la anchura de la propia ventana. Cubriendo todo el muro, una vez estirada, ofrece una sensación mucho más agradable de espacio abierto y amplio.

Los espejos

Un truco muy interesante, y muy utilizado por los amantes de la decoración es el efecto espejo. Si los colocamos en una puerta, o en una parte de la pared, los espejos crean un curioso juego de reflejos y de efectos trampantojos que son muy interesantes para una sensación de espacio más grande. No podemos olvidarnos que reflejando la luz, aportan mayor claridad al interior de la casa.

La luz es capital

Este es uno de los elementos claves de la decoración: la luz no se puede dejar de lado. Lo primero que se debe desterrar es un único plafón central para alumbrar la totalidad de una habitación.

Lo más interesante es colocar diferentes fuentes de iluminación repartidas a diferentes niveles para estructurar de nuevo el espacio. Al multiplicar los espacios en diferentes niveles, se crea la impresión de dividir los volúmenes. Por eso, en un salón, no dudéis a la hora de disponer cojines de suelo al lado del sofá, de la mesa o de otros elementos más altos, como las estanterías o los buffets.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *